Bolivia: Estudio "El Costo del Hambre, impacto social y económico de la desnutrición infantil" Imprimir Correo electrónico
Lunes 01 de Junio de 2009 10:28

costo del hambre bolivia.PNGBolivia, 1 de junio de 2008. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas presentarán el día de mañana, 2 de junio de 2009, los resultados del estudio “El Costo del Hambre en Bolivia, impacto social y económico de la desnutrición infantil”.


Estas dos agencias de cooperación internacional emprendieron un trabajo conjunto destinado a estimar el costo económico que Bolivia está asumiendo a consecuencia de la desnutrición infantil. El documento presenta una sólida evidencia sobre los costos innecesarios de Bolivia si no se implementan medidas concretas para prevenir y tratar este flagelo.


El estudio forma parte de una iniciativa subregional de los países andinos referida al impacto económico y social de la desnutrición infantil.


Los resultados de este estudio motivan a las autoridades gubernamentales, a la cooperación internacional y al sector privado a aunar esfuerzos para movilizar los fondos necesarios para implementar acciones concretas en el marco del Programa Multisectorial Desnutrición Cero (PMD-C).


A partir de un análisis retrospectivo y de otro prospectivo, el estudio revela que la desnutrición es un problema que trasciende la esfera ética y tiene implicaciones económicas importantes para el país.

Estudio reveló que para el año 2005, el no invertir en la desnutrición infantil le costó al estado boliviano unos USD 102.1 millones.

Las principales conclusiones que se desprenden remarcan la magnitud de la pérdida económica para Bolivia por el hecho de mantener la actual prevalencia de desnutrición infantil. Por ello, entre las recomendaciones que se plantean destaca la pertinencia de invertir en nutrición, dados los ahorros potenciales que reportarían las intervenciones costo-efectivas para prevenir ese mal y para tratar a la población afectada por dicho flagelo.


El documento señala que la inversión en la nutrición de la población boliviana resulta una obligación moral que garantizará un derecho humano fundamental: el derecho a recibir una alimentación adecuada.


Entre las conclusiones destaca que el mayor impacto de la desnutrición infantil se manifiesta en una menor productividad que, a su vez, representa 97% de los costos en la dimensión incidental retrospectiva y 79% en la dimensión prospectiva. A partir de los resultados obtenidos, se concluye que de haber realizado intervenciones efectivas en desnutrición infantil, en las décadas pasadas, el año 2005 Bolivia no habría perdido 6% del PIB destinado a ese año.


En cuanto a los costos en las áreas de salud, de educación y de productividad, éstos podrán ser evitados siempre y cuando se asuma de manera efectiva y eficiente la erradicación de la desnutrición infantil. Esto permitirá elevar los años de escolaridad, evitar gastos adicionales en términos de atenciones médicas y recuperar la productividad, generando a largo plazo un impacto positivo en el crecimiento económico del país.


En el área social, las intervenciones deberán apuntar a hacer visible el PMD-C como una estrategia efectiva en la lucha contra la desnutrición, en vez de centrarse en los modelos de atención convencional como única vía de solución.


Para mayor información, le invitamos a descargar el documento: "El Costo del Hambre en Bolivia".

Comentarios (0)Add Comment
Escribir comentario
 
 
corto | largo
 

security image
Escribe los caracteres de la imagen


busy